Píldoras keynesianas contra la crisis (I)

por DANIEL MARTÍNEZ LAÍN

Si eres una de las muchas personas que se han visto atraídas por los temas económicos a raíz de esta gran crisis que se ha instalado en nuestras vidas, seguro que has oído hablar en más de una ocasión, en alguna de las innumerables tertulias económicas que se emiten en la actualidad, sobre la posibilidad de que el camino hacia la salida de esta crisis sea la aplicación de políticas keynesianas.

Pues bien, si en algún momento has sentido curiosidad sobre qué son estas famosas medidas y el significado que han tenido en la historia de la economía estás en el artículo adecuado. Con esta entrada comienza una serie de varias entregas en las cuales intentaremos aproximaros la importancia de estas políticas, donde hablaremos de cómo y quién las creó, su funcionamiento básico, sus resultados a lo largo de la historia, cómo fueron aplicadas al comienzo de la crisis y por qué tuvieron que ser frenadas. ¡Manos a la obra!gasto-publico

¿De dónde viene el término “políticas keynesianas” o “keynesianismo”?  

Esta es una cuestión de inmediata respuesta. Su denominación viene nada más y nada menos que del nombre de su autor, John Maynard Keynes, economista británico del siglo XX formado en la prestigiosa Universidad de Cambridge, quién gozó de gran popularidad en el mundo de la economía por sus diversos estudios y colaboraciones con su país durante los turbios períodos de guerras mundiales y transiciones. Os aconsejamos, sin lugar a dudas, buscar e informaros sobre este interesante economista. Sobre todo, acerca de la gran batalla económica e intelectual que mantuvo con otra de las mentes brillantes de su período, el austríaco Friedrich August von Hayek (uno de los padrinos del liberalismo económico). Dado el objetivo de este artículo, seguiremos centrándonos en la explicación de las ideas del modelo keynesiano, aunque más adelante seguro que podremos entrar más a fondo en el gran debate mencionado del siglo XX.

keynesVamos a imaginar que nos encontramos en 1929, sumidos en una profunda crisis sin precedentes. Se caracterizaba principalmente por una tasa de desempleo muy elevada, unida a una caída de precios en parte provocada por las medidas tradicionales que trataban de abaratar los precios para fomentar la reactivación de la economía (buscando aumentar el consumo). Esta crisis, al igual que la actual, tuvo su germen en un colapso de los bancos, que a su vez tuvo su origen en el hundimiento de las bolsas de las que dependían, en gran medida, los préstamos de los bancos. Tras largos años de una durísima crisis y numerosos intentos de conseguir que el consumo vuelva a crecer en EEUU,  surge en 1936 la teoría keynesiana, que marca un antes y un después en la teoría económica y que espublicada por Keynes en su obra maestra “Teoría general del empleo, el interés y el dinero”.

economia-eeuu-1

Teoría keynesiana:

En ella, el economista británico, enuncia una nueva manera de actuar en tiempos de crisis nunca antes contemplada. Estableció el papel activo que el Estado debe mantener dentro de la demanda agregada (la demanda total resultado de sumar todos los agentes que participan en ella). Keynes, al darse cuenta de que no era posible volver a conseguir que se activara el consumo de los particulares con garantías, llega a la conclusión de que deberá de crearse dicho consumo a partir del Estado (creando una demanda pública que sustituya a la privada hasta que se consiga activar esta última). El gobierno deberá utilizar los instrumentos que tiene a su disposición para influir en la economía según sus necesidades y teniendo como principales herramientas los impuestos, las transferencias y el gasto público (gasto destinado por el Estado a actividades económicas como puede ser la construcción de calles o carreteras).

PIB

1-      Para épocas de crisis, enuncia, el Estado debe de llevar a cabo políticas totalmente expansivas (políticas de gasto que buscan una expansión o crecimiento de la economía). Esto sería posible con medidas de reducción de impuestos, aumento de transferencias y aumento del gasto público. Las dos primeras son consecuencias que vemos de manera muy inmediata, ya que cuantos menos impuestos paguemos y más transferencias recibamos mayor será nuestra cantidad de dinero para consumir bienes (aumentaría C en la suma y por lo tanto  acabaría aumentando el PIB*). Respecto al gasto público (aumentaría G y por lo tanto aumentaría el PIB*) aún tendría un efecto más importante, ya que la inversión en construir una carretera, por ejemplo, creará empleo que, de nuevo, supondrá un mayor dinero para los nuevos trabajadores que podrán a su vez consumir. Un aumento de demanda aumentará las ventas de las empresas que, de nuevo, se convertirán en más beneficios, mayor contratación y así, repetidas veces, harán entrar a la economía en un estado de crecimiento.

2-.     Para las épocas de bonanza, Keynes establece que habrá que llevar a cabo políticas contrarias con aumento de impuestos, reducción de transferencias y reducción del gasto público. Así, el Estado puede recaudar dinero cuando éste se crea con facilidad, y esto permite que, cuando llegue una nueva crisis, se puedan aplicar las medidas expansivas anteriormente comentadas.

Esta teoría revoluciona totalmente las ideas económicas de la época, no faltando, como suele ser habitual, sus detractores. En aquel tiempo era presidente de EEUU Roosevelt el que, junto a muchas otras políticas, llevó a cabo por primera vez las medidas keynesianas de aumento de gasto público en el programa denominado “New Deal” que resultó ser un gran éxito y permitió una salida paulatina de la, hasta entonces, gran crisis económica de los EEUU.

new deal

A priori, todo parece perfecto y es entendible que se pregone la necesidad de la aplicación de medidas de esta índole en España y en Europa en general. Pero no todo es tan sencillo como parece. Veremos en las próximas entregas los posibles efectos secundarios negativos de estas medidas, así como de que manera resultaron sus aplicaciones en la primera parte de nuestra crisis, que se encaró en un primer momento con políticas keynesianas. ¿Os acordáis del Plan E?

Si os ha interesado el tema y queréis seguir conociendo más acerca de la teoría económica de moda, ¡no dejéis escapar las próximas publicaciones!

 –

Glosario:

PIB: Producto Interior Bruto. Es el indicador económico utilizado para medir el crecimiento de la actividad económica de un país, entendiéndose como PIB el valor monetario de la producción de bienes y servicios de demanda final de un país (o una región) durante un período determinado de tiempo.

Bibliografía:

Apuntes de Política Económica de la Facultad de Economía y Empresa de Zaragoza.

Keynes, J.M.: Teoría general del empleo, el interés y el dinero,FONDO DE CULTURA ECONOMICA DE ESPAÑA, S.L., 2006.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Economía y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s